Publicidad

77-93: El Gran Canaria baja la guardia tras el descanso

Los amarillos sufren su segunda derrota de la Liga esta temporada como locales ante el FC Barcelona en una segunda mitad en la que encajaron 56 puntos

  • CBGC CRóNICAS
  • 08/04/2018 - 17:31
Balvin, en una aproximación hacia el aro del FC Barcelona (C. Torres)

Juan Pedro Borrego

Tras un tercer cuarto de declive defensivo, el Gran Canaria perdió ante el Barcelona su segundo encuentro de la temporada como local. Los amarillos, coqueteando con la exclusión de la zona noble de la clasificación, como les ocurrió en el final de la primera vuelta, no pudieron reparar la derrota de la semana anterior con el colista. De poco sirvió el refrescante regreso de Oriol Paulí a al ejercicio competitivo ante un Barça que además recobró el 'average' particular con los amarillos con botín extra.

En una primera mitad densa, quizás, una de las notables acciones fue el regreso de Oriol Paulí tras dos meses y tres semanas de baja por un esguince de tobillo (18 de enero de 2018). La toma de contacto, con Navarro como 'sparring' de lujo para el alero amarillo no fue mala. Paulí llegó a la pista en medio de la sequía anotadora a la que sometía el cuadro insular a los culés durante seis minutos para tomar una ligera ventaja (36-30) en el marcador. El gerundense le arrebató a Brussino la consideración de primera opción en los relevos para no entregárselo más en el resto del choque.

Pero el partido era trabado y duro. En una acción de juego, Rabaseda recibía un codazo fortuito de Koponen y debía pasar por el 'taller' del doctor Montesdeoca `para ua sutura de urgencia. El Barça, capaz de lo mejor y lo peor en este curso, hizo de la desventaja un 'chiste' con dos acciones continuadas para situarse otra vez cerca de las pisadas de los amarillos (36-35).

El Gran Canaria necesita señas de contundencia en su juego en este tramo de la temporada. Y sobre todo lo necesita dentro de la pintura. Así, se aplaude que Balvin fuera capaz de resolver un ataque de esa manera en la que se les pide a los pívots de su tamaño cuando la canasta está a menos de un metro de ellos. Enfrentado a Tomic y al aro culé (38-35) y permitir así una mínima renta al descanso (38-37), que tampoco permitía demasiadas alegrías.

A la vuelta de los vestuarios vendría lo peor para los de Casimiro. Los errores en los lanzamientos, desde cualquier posición, empezaban a condenar a un Gran Canaria que ya tampoco defendía tan contundentemente como al principio. El Barça sintió el miedo en el aliento local, y apretando en ataque logró llegar a superar la decena de puntos de renta (48-59) a 3:09 para al final del tercer cuarto, tiempo en el que Navarro tomó las riendas para asfixiar algo más a los locales. con un parcial 20-30 en el cuarto, los blaugrana había dejado casi tendido en la lona a un Herbalife desorientado (58-67).

Sin rebote defensivo y deteriorado en su ataque, el Granca fue una presa fácil de un Barcelona que buscaba reparar su desliz de la jornada anterior y evitar ser superado por los amarillos en los emparejamientos ligueros entre ambos en la Isla.

Ficha del partido:

77 Herbalife Gran Canaria (18+20+20+19): Oliver (4), Mekel (6), Rabaseda (7), Báez (2), Fischer -equipo inicial-, Brussino, Seeley (9), Balvin (6), Pasecniks (6), Paulí (7), Radicevic (20) y Aguilar (10).

93 FC Barcelona Lassa (21+16+30+26): Heurtel (7), Koponen (23), Hanga (3), Moerman (10), Tomic (19) -equipo inicial-, Ribas (1), Jackson (2), Navarro (8), Vezenkov (2), Claver y Oriola (8).

Árbitros: Carlos Peruga, Jordi Aliaga y Antonio Sacristán. Pitaron técnica a Luis Casimiro (m. 25).

Incidencias: 26ª jornada de la Liga Endesa. Pabellón Gran Canaria Arena.

 

Galería de fotos

Balvin, en una aproximación hacia el aro del FC Barcelona (C. Torres)