Publicidad

92-91: El Gran Canaria se pega un tiro en el pie

Los amarillos, con el partido virtualmente en sus manos al final de la prórroga, pierden en la pista del Divina Joventut (13 derrotas consecutivas) y siguen naufragando en sus desplazamientos

  • CBGC CRóNICAS
  • 01/04/2018 - 11:45
Oliver ataca defendido por Ventura. (ACB-Photo/D. Grau)

Juan Pedro Borrego
Fotos: ACB Photo/D. Grau

El Gran Canaria sigue sin ser firme lejos de casa tras perder en la pista del Divina Joventut. Los amarillos, aspirantes matemáticos a soñar con la segunda plaza de la competición, se dan un ‘tiro en el pie' tras volver a perder en la temporada con un colista en apuros deportivos y económicos. Tras forzar la prórroga y acercarse a la orilla del triunfo con un triple sensacional de Seeley, a los isleños les volvió a pesar su incapacidad para defender rentas; y en 39 segundos fatídicos tiraron por la borda todas sus opciones frente a un oponente que vio rota su mala racha de 13 derrotas consecutivas.

A pesar de la buena entrada en el partido, el Gran Canaria demostró su una vez más su incapacidad por ser regular. Los amarillos, una vez más castigados por el triple rival, dejaron diluir su dominio tras el salto entre dos del encuentro para verse casi contra las cuerdas ante un Joventut crecido en el primer cuarto. Con diez puntos como desventaja, y una falta de confianza considerable en los lanzamientos, los de Luis Casimiro tenían que reconstruirse con más corazón que cabeza. Su ventaja sobre el papel no se traducía en la pista y los badaloneses, que ven más cerca en su retrovisor a la Liga LEB que lo que tienen ante sí de la ACB, dominaba con tanta holgura como los que reflejaban el +12 del luminoso (29-17) nada más iniciarse el segundo cuarto.

Los amarillos tenían que exigirse algo más, y una gran dosis de sacrificio cuando los errores no forzados y los fallos de los tiros libres frenaban su carera por la remontada que en tuvieron muy cerca con el 35-31 a 3:51 del descanso, pero que no fueron capaces de culminar en ningún momento antes de una primera retirada a los vestuarios.

Tras el periodo de roscas, nachos y guacamole, nada cambió inicialmente. El Granca se veía forzado a hacer continuos esfuerzos para remontar el marcador que se conducía entre el +10 del (52-42) al +3 (52-49) dependiendo siempre de qué equipo lograse mejores acciones defensivas y correr a la contra más veces. El juego estático era una pesadilla para ambos conjuntos. El Herbalife no mostraba la paciencia suficiente para encontrar tiros liberados y al Joventut le pesaba la ansiedad por impedir una nueva derrota en la competición.

Tras el empate a puntos y en todo lo bueno y lo malo del partido en el tercer cuarto, con el 60-56 en el mural, los últimos diez minutos iban a ser definitivos. Y como repitiendo el guión, el Gran Canaria empezó el último parcial con autoridad, ajustando el electrónico hasta el 62-60 que debía jugar con los nervios de los anfitriones. Pero era un dominio fantasma. El Herbalife ha perdido su carácter coral; y las individualidades superaban al equipo para ver, una vez más, escapar al Joventut en el electrónico (67-60) a 7 minutos del final.

Pero lo del Gran Canaria era como lo del burro tras la zanahoria. Los amarillos se esforzaban para llegar a su meta de la remonta, pero agotando recursos inútiles con lanzamientos triples fallidos o imprecisiones cerca de la canasta en la que los centímetros de Balvin tampoco eran suficientes como para dominar por contundencia. Llegar a un final ajustado es una asignatura estrella en la carrera del Joventut en esta temporada. En esta ocasión no fue la mejor opción para el Herbalife que, pese a la capacidad de respuesta de Seeley o los buenos momentos de Rabaseda, se vieron obligados a responder con un triple de Báez a cinco segundos del final para empatar a 80; y forzar su primera prórroga en la liga doméstica.

Sin variaciones en el juego, y con la actuación notable de los más serenos del equipo Báez y Seeley, y el control del rebote ofensivo de Balvin, el Gran Canaria se acercó a la victoria por primera vez en el partido a 39 segundos del final tras un triple del alero californiano (88-91). Pero los amarillos fluctúan como en una montaña rusa, y el DJ, más tarde, a 13 segundos del final, se metería en un jardín perdiendo un balón crucial que le dio la opción del triunfo a los locales (92-91) tras los tiros libres de Laprovittola.


Ficha del partido:
92 Divina Joventut (27+14+19+20+12):
Laprovittola (22), López-Arostegui (3), Conger (17), Gielo (2), Birgander (6) -equipo inicial-, Vidal (2), Kulviets (7), Richard (9), Jordan (14), Dimitrijevic (2) y Ventura (8).

91 Herbalife Gran Canaria (17+20+19+24+11): Oliver (4), Radicevic (11), Báez (19), Rabaseda (11), Balvin (5) -equipo inicial-, Mekel (9), Brussino (5), Seeley (19), Aguilar (4) y Fischer (4).

Árbitros: Emilio Pérez Pizarro, Rafael Serrano y Carlos Sánchez Monserrat.

Incidencias: Pabellón Municipal de los deportes de Badalona. 25ª jornada de la Liga Endesa.

 

Noticias relacionadas