Publicidad

92-71 y cuarta derrota seguida

El Granca acaba fundido en el derbi

El Canarias llegó a tener una renta de 34 puntos ante un rival agotado y sin respuestas

  • CBGC CRóNICAS
  • 30/12/2017 - 19:36
Báez, rodeado de jugadores rivales en las proximidades del aro (ACB Media)

B. Pérez

El Gran Canaria está fundido. Cayó 92-71 este sábado en el derbi, sumando su cuarta derrota consecutiva en partidos oficiales. No hubo partido porque el equipo de Luis Casimiro se quedó sin respuesta ante un adversario que llegó a disfrutar de 34 puntos de renta durante el choque.

Solo medio cuarto aguantó el Gran Canaria en el derbi más desequilibrado en su contra de toda la historia ACB. Nada supieron o pudieron hacer los hombres de Luis Casimiro en un choque roto por los triples locales en el primer cuarto y finiquitados en la falta de recursos organizativos dentro de la cancha, con la ausencia por lesión de Albert Oliver, quien debió sufrir desde el banquillo el descalabro grancanario en el Santiago Martín.

Cansancio o lo que sea, el Gran Canaria poco pudo hacer salvo mantener el partido en equilibrio hasta el 7-7. Desde esemomento, el equipo amarillo sufrió el extraordinario vendaval de de triples aurinegros y sus propios errores ofensivos para verse con una desventaja de 9 puntos en un abrir y cerrar de ojos (16-7) que supo administrar el equipo local.

Con Oliver fuera de servicio y sin relevo para la baja de McKissic, el trabajo se triplica para hombres como Oriol Paulí; y al Gran Canaria se le hace este tipo de partidos muy largos cuando. En esto, los locales les pasaban por encima en el ‘Ecuador' del segundo cuarto con una ventaja de 23 puntos (47-24) y agravaba la situación cuando caía en undécimo triple local para el 55-28.

Los de Casimiro eran un equipo muy diferente de su mejor versión. El juego coral de otras ocasiones apenas apareció en el Gran Canaria, mientras el Tenerife parecía de otra galaxia ante la endeble defensa amarilla que debía reconducir esa situación en la mitad del choque para no verse con un marcador extremadamente sonrojante al final.

El drama se intuía al descanso. El Gran Canaria no tenía discurso para contrarrestar el abusivo mandato aurinegro en el partido. Sólo los triples de Eriksson, el que mejor se salvó de la quema grancanaria con 20 puntos, y su muñeca caliente en otras posiciones salvaban de la quiebra total en un choque que llegó a tener 32 puntos de ventaja para los locales (68-36) a 3:49 para el final del tercer cuarto.

Desde ese momento todo era un imposible, sólo había que aguantar el tipo para el Gran Canaria mientras que la hinchada aurinegra disfrutaba del paseo triunfal en el derbi más cómodo de toda su historia ACB.

Ficha del partido:
92 Iberostar Tenerife (26+29+18+19):
San Miguel (2), Abromaitis (5), Beirán (16), Tobey (15), White (23) -equipo inicial-, Bassas (3), Vázquez 86), Vasileiadis (13), Richotti (7) y Allen (2).

71 Herbalife Gran Canaria (18+12+15+26): Mekel (9), Eriksson (20), Rabaseda (18), Báez (8), Balvin (2) -equipo inicial-, Pasecniks (3), Paulí, Aguilar (4), Seeley (3) y Fischer (4).

Árbitros: Pérez Pizarro, Luis Miguel Castillo y Víctor Más.

Incidencias: décimo cuarta jornada de la Liga Endesa. Pabellón Santiago Martín