Publicidad
Publicidad

"En Las Palmas nunca vieron al verdadero Pedro Vega"

El ex amarillo, ahora empresario en San Mateo, afirma un año después de su retirada profesional que "mi momento no ha llegado. Me quedé con muchísimas ganas de fútbol". Sigue en activo con el equipo de su patria chica, tras el ascenso a categoría Preferente

  • AMARILLOS DE SIEMPRE
  • 06/08/2014 - 12:24

Manuel Borrego ©Tintaamarilla.es

Podría abrirse un debate interesante sobre quién es la mejor zurda de las tres últimas décadas del fútbol grancanario. Y, sin género de dudas, la de Pedro Vega (19 de julio de 1979), el futbolista de San Mateo, estaría en una selección reducida a los dedos de una mano. Ese futbolista de preciso disparo, buen pasador, rápido y ágil por la banda no lo disfrutó en realidad la afición de la UD Las Palmas. Al menos en su plenitud. Y él mismo, en entrevista concedida este miércoles a Tinta Amarilla, así lo subraya. Ese anhelo vivirá, porque algo ocurrió en sus distintas etapas de amarillo para que al verdadero Pedro Vega lo aplaudieran a rabiar otras aficiones.

Ahora, luciendo discretas canas en su cabellera, Pedro Vega disfruta del fútbol en su patria chica y además emprende un nuevo ciclo profesional como empresario. Reflexiona sobre sus momentos de amarillo y también de lo que se vive en la actualidad en la entidad materna. "Entre Ángel Sánchez y yo marcamos casi sesenta goles en Las Palmas Atlético y aquello no nos valía para quedarnos en la Unión Deportiva", recuerda. "Ahora existe confianza para que el jugador canario llegue. Es fácil hacer un once del equipo con la totalidad de los futbolistas de cantera. En mi época, cuando comenzaba, ocurría al contrario".

Pedro Vega, en su negocio de comidas preparadas en la Vega de San Mateo, en las proximidades del Mercadillo, posa para la entrevista de Tinta Amarilla (Fotos: C. Torres)

"Me quedé con muchísimas ganas de fútbol"

"Me quedé con muchísimas ganas de fútbol. No era el momento de mi retirada (en 2013) porque, por suerte, tampoco he tenido lesiones graves en mi carrera profesional. Los últimos cuatro años en UD Las Palmas se me hicieron pocos porque no pude disfrutar del fútbol y del equipo como yo quería. Ahora en Canarias no tenemos equipos en Segunda B y la Tercera ... ¡Cómo está!. Tomé la decisión de jugar cerca de casa, en San Mateo, donde hicimos la pasada temporada un año bonito y disfruté de un ascenso que es historia en mi nuevo club, ya que no se había logrado antes"

"Ser empresario es una experiencia nueva para mí"

"Ser empresario es una experiencia nueva para mí. Ha sido una decisión correcta después de dejar el fútbol profesional. Es un negocio familiar, que montamos mi mujer Mary y yo. En estos días, con la crisis, no es fácil empezar. Nos arriesgamos pero trabajando con ganas y humildad mejoramos cada día. Es mi proyecto después del fútbol"

"Vine a San Mateo para competir"

"Al llegar al Panadería Pulido de San Mateo, el club, nos marcamos conjuntamente lograr el ascenso a Preferente, que durante varias temporadas se intentó quedándose a las puertas. Les dije que venía a competir, con intención de subir, no a pasar desapercibido. Se hizo un buen grupo deportivo, los chavales se comprometieron de lleno en el proyecto y conseguimos el objetivo muchas jornadas antes de terminar la Liga. Empezamos hoy de nuevo y, ¿por qué no pensar algo más?. San Mateo tiene que intentar estar como mínimo en la Tercera División, por capacidad y afición al fútbol".

"Mi momento de retirarme no ha llegado"

"La zurda mía ya no está como antes ... pero sigue aquí, dando sus pases y marcando sus goles. Todavía me queda fútbol: lo sé. Mi momento de retirarme no ha llegado. Me quedan años con esta misma actitud y ganas que pongo en los entrenamientos"

"No he tenido ganas de ir al Estadio"

"La temporada pasada no tuve ganas de ir al Estadio. Me pasé cuatro campañas con mucho tiempo en las gradas, sufriendo desde arriba. Pero este año lo hice desde el sillón de mi casa, aunque tengo mucho contacto con los jugadores de la plantilla. A la Unión Deportiva la sigo desde la lejanía; deseé que llegara a la Primera División. Lo que ocurrió en la promoción fue un palo para todos. Pero, por lo que he pasado, no me apetecía estar en el estadio de momento"

"Ahora la cantera tiene una participación al revés que en mi época"

"Me hubiese gustado estar en cualquier momento en UD Las Palmas. He vivido en el club todo tipo de situaciones. Unas veces íbamos siete u ocho canteranos a hacer la pretemporada con el equipo, pero luego el 90 por ciento no se quedaba arriba. Entonces era muy complicado entrar en la plantilla que se completaba con jugadores nacionales y extranjeros. Ahora está todo al contrario: el 90 por ciento son canarios y con posibilidades de actuar. Ese proyecto es bonito, con deportistas de nuestra tierra que logran un ambiente interno que es espectacular. Soy partidario de completar la plantilla con jugadores que aporten, porque esta liga es muy larga. A los canteranos hay que darles confianza pero también poderles liberar de toda la responsabilidad en algunos casos, los más jóvenes. En la actual Unión Deportiva hay jugadores de diversos rangos. Otros que tienen más experiencia y que en determinados momentos han de tirar del resto. A los nuevos canteranos debemos aceptarles con paciencia, para irse haciendo con la categoría y con el equipo"

"Valerón y yo habríamos compaginado"

"Me habría gustado jugar con Valerón; habría sido un lujo estar a su lado (Vega salió cuando entraba el Flaco en 2013). Su estilo y el mío habrían compaginado en un terreno de juego. Pero sé que nunca en Las Palmas vieron al verdadero Pedro Vega. Mi fútbol necesitaba más confianza, continuidad y un poco más cariño que el que recibí en varias etapas. Siempre en mi club me sentí contra la corriente, luchando contra muchísimas adversidades que hacían que no pudiera rendir en mi plenitud. Ya pasó y quedará en el olvido"

"En el Ejido y Levante me sentí valorado"

"En todos los equipos del exterior sí conseguir sacar mi juego. Quizá el primer año del Granada, en mi cesión, no fue así porque era mi primera salida con 20 años en un club que estaba lleno de problemas, un vestuario hecho polvo ... fue difícilmente, con problemas de cobro. Pero en el Poli Ejido sí; allí me sentía importante. La clave es esa para un futbolista: sentirse respaldado por los dirigentes, por los compañeros. También lo conseguí en el Levante, donde me sentí valorado y deseado. Todo ello ayudaba a mejorar mi juego; pero eso no lo logré en UD Las Palmas"

"Mel y García Plaza me entendieron"

"Pepe Mel y Luis García Plaza fueron los entrenadores que mejor me entendieron. Los números están ahí y también mi rendimiento con ellos. Mirando atrás también creo que yo debí ser un futbolista complicado, por lo que había vivido. Fuera de Las Palmas lograba ser titular e importante. En esas plantillas no tuve problemas a pesar, incluso, de que en Levante llegué a tener una lesión con recaídas que duró cinco meses (...) Al contrario, con Sergio Kresic en sus dos etapas aquí, no era yo. Con Juan Manuel, que primero apostó por mí y me dio mi sitio, logré responder con goles, asistencias, con pelea y trabajo. Ahí logré, en su primer año, tener un momento más especial hasta una lesión en Jerez. ¿Bloqueado?. Ocho minutos con Lobera lo dice todo"

"Elegí ayudar a mis compañeros"

"En mi último año elegí lo mejor que era adaptarme a lo que me estaba pasando y ayudar desde fuera a mis compañeros. Tengo un recuerdo también agradable de Paco Jémez, porque en ese momento se produjo la explosión de dos grandes jugadores como Jonathan Viera y Vitolo que hicieron muy complicado entrar o jugar (...) Sentí que siempre tenía que demostrar y demostrar, pero no había paciencia conmigo. Esa era una pelea que no podía ganar"

"Dos zurdas: Socorro y Momo"

"Mi zurda no la ha visto en realidad la afición de la UD. Aquí nunca fui el jugador que quería demostrar. En los tiempos que conocí las zurdas de Socorro, en su momento, como de Momo, en la actualidad; son jugadores con muy buena técnica. A Momo le pasó algo de lo mío la pasada temporada. Pero se le dio la oportunidad, se echó el equipo a sus espaldas y al final dio el rendimiento que se esperaba"

"Marcarle al Tenerife era un sueño desde niño"

"Mis goles más bonitos se produjeron con el Poli Ejido. Tengo en la retina los dos primeros que anoté; ambos contra el Éibar. Íbamos perdiendo 0-1 pero empatamos con un saque de córner en corto. Le pegué al balón de rosca, desde fuera del área, y se coló por el otro palo. Y el 1-2 fue un pase de Calado que, desde fuera del área, lo envié a la escuadra. Fueron muy bellos los dos pero hubo otros. ¿El más importante?. Sin duda el penalti al Tenerife (2002-03). Porque aunque fue un penalti tenía mucha carga ese partido, con la presión especial de un derbi. Desde los doce años la portería del Tenerife era mi referencia. Así me lo enseñaron y en aquel momento sentí toda la emoción que trajo ese tanto. Ese era el sueño desde niño, con el Estadio lleno y además era el gol de la victoria. Yo lo conseguí"

"La mejor falta directa: el día que falleció mi abuelo"

"La mejor falta directa fue en un minuto 93 contra el Recreativo. Fue el día que había fallecido mi abuelo. Desde 30 metros llevé el balón a la escuadra. Fue un día muy importante en el Poli Ejido, que aún recuerdo como si lo acabara de vivir"

"El mejor consejo me lo dio José Ojeda"

"El mejor consejo que me dieron fue mantener siempre la humildad. Pero un día José Ojeda, a quien le contaba mis asuntos deportivos, me dijo: "tienes que entrenar todos los días al trescientos por ciento para poder regresar a casa tranquilo. Porque todo lo demás lo decide otro". Ese mensaje lo llevé a rajatabla hasta el último día en la UD Las Palmas y me ayudaba en los momentos difíciles que pasé como profesional. Lo pueden confirmar mis propios compañeros. Cuando uno se prepara bien, el trabajo te lo llevas a casa bien hecho"

"Ángel Sánchez pudo ser un jugador muy importante en España y en Europa"

"Ángel Sánchez es otro futbolista espectacular; le quiero muchísimo. Vivimos cosas malas juntos y también alegrías. Él no tuvo tanta suerte como yo, por decirlo así, en UD Las Palmas. Si hubiera recibido el apoyo y la confianza que su calidad merecía, hablaríamos de un jugador importante en España, en Europa y en muchísimos sitios. Pero las circunstancias no se pusieron a su favor nunca. En todos los equipos donde estuvo fue un jugador muy importante, menos en Las Palmas. Allí era uno más y su magia no la pudo demostrar"

"Entre él y yo metimos casi sesenta goles y no nos valía"

"La confianza actual con la cantera no es la misma que en nuestra época. Entre Ángel Sánchez y yo, en Las Palmas Atlético, marcamos en una temporada casi sesenta goles y no nos valió para ser jugadores de la Unión Deportiva. Él anotó 25 y yo 31, con Quintana Nieves en Tercera. Pero no ... Héctor marcó 14, por ejemplo, en la pasada Liga y el club le dio la oportunidad. Ojo: hay que meter esos catorce tantos. La confianza en nuestra época no era igual y lo que hacíamos o lo que generábamos no nos valía apenas. Era muy complicado jugar en el primer equipo donde estaban Paquito, Víctor, Orlando, Socorro, ... y el resto pasamos desapercibidos. Todo contadito, pero ahora montamos sin problemas una alineación con once canarios"

"No tengo madera para ser entrenador"

"¿Ser entrenador?. No creo que tenga madera para el banquillo. Tengo carácter, pero viví situaciones personales tan difíciles que me costaría tomar decisiones como las que yo mismo sufrí. Las decisiones de los entrenadores son siempre materia de discusión. Sé que tengo carácter para el banquillo, pero ahora mismo no lo tengo como una de mis prioridades"

"La magia del Insular era única; no se repite en el Gran Canaria"

"Fui el último goleador del Insular, en partido amistoso de despedida a Ernesto Aparicio, frente al CD Tenerife. No fue de competición. El tanto fue desde fuera del área. Aquel estadio aún lo echamos de menos. No tiene comparación. La cercanía del público es fundamental. El Estadio de Gran Canaria tiene unas instalaciones impresionantes, pero la magia del Insular es única. Es como Valerón: irrepetible en cualquier época. Cada vez que paso por el Estadio se me queda un año de mi vida en él. Ninguno de los encuentros que hemos disputado en el Gran Canaria se iguala a uno solo de los vividos en el Insular. Hay que recuperar esa magia cuanto antes"


Los datos que dejó Pedro Vega en UD Las Palmas