J 17: Barbosa hace caja para la UD (0-0)
10/12/2011

El portero argentino detiene un penalti al Cartagena cuando el equipo amarillo estaba en inferioridad numérica por la expulsión de Javi Guerrero

En apenas unos segundos se hizo la noche en Cartagena para la UD: el asistente del colegiado López Acera apunta una pena máxima al percatarse de un forcejeo en el que estaba inmerso Quiroga después de un saque de corner. El delantero argentino no tenía participación en la jugada donde el balón moría con un remate forzado. Incluso los jugadores de los dos equipos habían abandonado el área posteriormente, para recuperar posiciones, porque parecía una acción más de un mal encuentro, tosco y de bajas prestaciones deportivas de unos y de otros. Pero, no: otra decisión arbitral iba a poner contra las cuerdas a la UD Las Palmas en este partido; pero Barbosa apareció. El meta argentino miró a los ojos de Collantes y le adivinó su disparo al centro del área. Le detuvo el penalti en el minuto 74.

La parada de Barbosa pudo ser la mejor noticia del conjunto grancanario durante toda la contienda porque Las Palmas decepcionó de forma apreciable en un encuentro que parecía afrontarlo con teóricas mejores cualidades que su contriuncante. Barbosa suma y hace caja una vez más para el equipo. En la primera parte ya había intervenido en una escalofriante salida, arrebatando el balón a Álvaro Antón cuando el Cartagena había logrado superar al fin las líneas defensivas de su rival.

Fue un encuentro de un valor muy bajo a nivel táctico y estratégico. Las Palmas desplegó a veces un rápido contragolpe, que tenía más sentido si la finalización era por medio de Portillo. El punta arancetano pudo romper el partido en una de estas acciones, pero disparó ajustado con su pierna derecha, la que no es la suya natural. El equipo de Juan Manuel acusó sobremanera la ausencia de su estilete Jonathan Viera, el hombre en el que se depositan muchas responsabilidades. Porque las ráfagas de Francis, Sergio y Portillo, además de un desorientado Javi Guerrero resultaron insuficientes.

Era cuestión de esperar a que alguien acertara porque parecía que un encuentro tan raquítico en materia futbolística sólo podría resolverse con un latigazo. En la segunda parte fue Collantes quien pudo pasar a las hemerotecas en dos ocasiones. Por fortuna para la UD, cabeceó mal a escasos metros de la portería un centro que le llegó desde la izquierda, y más tarde encontró a Barbosa cuando el destino se resolvía desde los once metros. Pero fue Las Palmas, sin embargo, la que disfrutó del último turno. Dani, explosivo, escapó hasta el portero Reina pero su lanzamiento se estrelló en el cuerpo del meta. De haber marcado habría hecho real cualquiera de los tópicos de este deporte que justifican el valor del gol por encima de los méritos. El reparto de puntos, en cambio, fue un epílogo más justo a la realidad entre ambos.

Las Palmas regresa con una conquista pequeña en vísperas de despedir el año ante el coloso Deportivo, en el Estadio de Gran Canaria.

Comparte el artículo si te ha gustado
También te puede interesar