ALBERTO: "Le ganamos al Madrid porque jugamos sin miedo"
02/10/2011

"Rubén hizo bueno mi pase porque marcó el sitio donde quería el balón", rememora aquel 4-2 de 2001

Era el tercer partido profesional de Alberto Hernández con la UD Las Palmas, luego de haber debutado con Fernando Vázquez. Aquella noche del 3 de octubre de 2001estaba en el banquillo cuando el técnico gallego le advirtió que acelerase el calentamiento porque Josico estaba tocado y tenía que saltar al terreno de juego, con el partido aún en el aire. En la zona donde ejercía Alberto aparecía Zidane, que instantes antes había generado la admiración popular con un gran disparo: "Fue un golazo", revive el centrocampista grancanario desde su retiro futbolístico. "Su lanzamiento fue impresionante. Apenas nos dio tiempo a admirar la manera en que preparó el disparo, cómo acondicionó el cuerpo para lanzar a puerta".

Alberto entró en la segunda parte y "no noté contra quién estábamos jugando. Ni me acordaba en el campo que se trataba de los Guti, Raúl, Zidane, Hierro, Geremi, ... Ganamos al Madrid porque jugamos aquel partido con respeto pero sin miedo. Esa fue la clave de aquella victoria. Han pasado estos diez años pero aún recuerdo todo perfectamente porque fue un encuentro que vivimos con muchísima intensidad. La victoria la merecimos, sin duda".

El jugador grancanario fue el cerebro de la UD Las Palmas ese día memorable, asumiendo la dirección del juego y ofreciendo los mejores pases de la noche. De uno de ellos nació el gol del 3-2, el que desequilibró la velada por mediación de Rubén Castro. "Vázquez sólo me dijo al salir al campo que jugara sencillo. Rubén me conoce, nos relacionábamos bien en el campo y especialmente en los entrenamientos. Él hizo bueno mi pase porque su desmarque indicó el sitio donde quería el balón. Cuando superó a Casillas nos dio una alegría inmensa", añade. "En realidad el partido estaba muy ajustado en todos los aspectos y Las Palmas hizo lo que tenía que hacer para ganar a un conjunto tan potente como aquel Real Madrid: aprovechar todos los errores que cometiera. El Madrid nos concedió poco y nosotros estuvimos muy acertados en el remate de las jugadas".

La reacción del público, su júbilo, todavía la siente Alberto: "El equipo hizo algo importante ese día y nuestra afición lo supo premiar. Aunque ya estábamos atravesando un momento difícil en el vestuario que, por fortuna, no nos afectó. Empezaban los problemas por el tema de las deudas que ya sabemos cómo acabó. ¿Prima?. Ninguna. La mejor fue ver a la gente feliz con el resultado ante un rival de gran categoría".

Comparte el artículo si te ha gustado
También te puede interesar