Publicidad
  • Publicidad

La Regional exige mejores tiempos de clasificación a nadadores de menor edad

Casi el 15% de las marcas necesarias para participar en los Campeonatos Territoriales obligan a hacer registros inferiores a los deportistas de uno, dos y hasta tres años menores

  • NATACIÓN
  • 02/05/2013 - 01:32

Juan Pedro Borrego

Un principio básico a tener en cuenta en el deporte es el de la progresión. Es lo que marca la pauta del inconformismo y lo que define la evolución de los deportistas a lo largo del tiempo. Sin embargo, la Federación Canaria de Natación parece haber olvidado este principio, al ofrecer un listado de marcas mínimas que corre en numerosos casos en dirección contraria a la relación que debe existir entre la edad de los deportistas y sus tiempos de nadado. De tal forma que se exigen mejores registros a nadadores de menor edad. Así ocurre que en el 15% de las comparaciones de las mínimas más significativas del programa de competiciones se piden tiempos más exigentes a participantes un año menor e incluso, hasta de dos y tres años menores.

Estos son los tiempos referenciales para las competiciones regionales de 2013:

 

 

(Tabla de comparación de las mínimas para los Campeonatos Territoriales en Canarias.)

 

Se interpreta como un contrasentido que a un nadador masculino nacido en 1995 puede disputar el Campeonato Regional de Natación absoluto/junior de verano con un tiempo de 20 minutos, 20 segundos y 90 centésimas en relación a otros deportistas menores. Así, al que nació en 1996 (un año más joven) se le exige 15 segundos menos (20:05.03); al de 1997 (dos años menor que el primero), incluso la exigencia es mayor y con el 19:12.07 que se le pide, ha de ser casi un minuto más rápido que el de 1996 y un minuto y 20 segundos más veloz que el de 1995. Para rematar la faena, al de 1998, tres años más joven que el primero de todos, se le reclama menos tiempo que a este (20:10.76).

Es el caso más sangrante del análisis de las mínimas que recientemente ha hecho públicas la Federación Canaria para los próximos Campeonatos de Canarias de natación del Verano. Llegan a las manos de los deportistas, además, sin tiempo para que los competidores puedan saber a qué atenerse, ya que apenas quedan competiciones en las que acreditar estas marcas, mientras que en el resto de la temporada han estado participando en pruebas casi a ciegas, y con referencias dudosas de lo que había pasado en el invierno.

Hasta en 24 comparaciones de las 156 posibles en las pruebas más reseñables del calendario, y donde existen coincidencias de participación de los nadadores en las diferentes categorías (se han evitado hacerlas en pruebas de 50 m.), se dan controversias de este tipo, que, en ningún caso, tienen un precedente ni en las mínimas a nivel nacional ni en las de comunidades como la de Madrid o Cataluña, las más notables de este deporte en el país.

La primera impresión por parte de los deportistas y los clubes es de sorpresa e incredulidad.

En el enlace inferior de archivos asociados de la noticia, el PDF de las marcas mínimas exigidas