Publicidad
Publicidad

Una decisión en toda regla

Héctor León trató de encontrar una vía para sortear el artículo 11.4.2 del reglamento, pero la postura del Agüimes resultó inflexible y Lajo quedó eliminado

  • NOTICIAS
  • 02/02/2013 - 12:37

Manuel Borrego

"11.4 Descalificados. Serán descalificados los luchadores, además de los motivos enumerados en estas reglas, por lo siguiente: 11.4.2. Poseer en cualquier parte del cuerpo, que pueda rozar con su contrincante, heridas o costras. Salvo que al comienzo del encuentro aporte certificación médica de fecha no anterior a dos días de la luchada, donde se especifique que las mismas no implican peligro de contagio para sus contrincantes".

El reglamento es así de claro; una vez más la interpretación del mismo se realiza en función de conveniencias. Joan Lajo tenía una herida, su rival Níchel Hernández (Agüimes) advirtió a los colegiados que no agarraría en estas circunstancias y, sin parte facultativo anterior (no es válido el posterior), la decisión del colegiado acabó ajustándose a la Biblia de la lucha canaria, como debe ocurrir en cualquier actividad deportiva regulada por sus herramientas federativas.

EL AMPLIO DEBATE ...

Héctor León llevó hasta sus últimas consecuencias la protesta formal del Agüimes en la luchada frente al Adargoma, durante la final del campeonato insular de Gran Canaria. Había una herida, no era contagiosa, pero el colegiado afrontó durante casi media hora el dilema de llevar adelante el encuentro con o sin Lajo. La intrahistoria de esos minutos refleja el comportamiento del trío arbitral tratando de encontrar una puerta de salida para que el puntal C del decano de la capital pudiera completar su actuación en la noche esperada por el título. Pero no se pudo sortear lo reglamentario.

Héctor León consultó con sus asistentes Cristóbal Ruiz y Alberto Rivero; porque el reglamento no muestra lecturas flexibles. Hasta cuatro veces el trío arbitral mantuvo reuniones en la arena. Hubo diálogo personal del árbitro principal con Ayoze Ramírez (capitán adargomista) y con Alexis Moreno (el responsable de banquillo del Agüimes). La mesa fue también centro de tertulia con asistencia del presidente insular, José Antonio Caballero, que gestionaba la primera papa caliente de su gestión. Había voluntad para seguir pero "el reglamento es el reglamento", comenta Caballero. "Todas las decisiones son responsabilidad de los clubes y los árbitros".

Lajo, en un gesto de optimismo, había llegado a colocarse en el centro del terrero en solitario mientras esperaba que los colegiados cambiaran una decisión montada en el alambre. La presión ambiental fue en aumento en Las Huesas a medida que avanzaban los minutos pero tras la última gestión del colegiado, Alexis Moreno mantuvo inalterable su "no". Y ahí acabó el debate, con Lajo eliminado y el Adargoma 7-9 en el marcador. Había espacio para la remontada pero Carmelo Rodríguez del Toro puso el resto ante Miguel Hernández que, en esta ocasión, no pudo subir otro ochomil para los suyos.

León, considerado como el mejor árbitro de Gran Canaria en la pasada temporada, no vaciló ante el reglamento; el documento insobornable de cualquier competición deportiva. Quizá no sabía en ese momento que la decisión adoptaba, por hiriente que pareciera, fue de Champions.