Publicidad
Publicidad

El imprescindible Camurrita

Por Pepín Ruano

  • NOTICIAS
  • 18/12/2012 - 00:58

T.A.

Pepín Ruano, luchador y periodista amante de los deportes isleños, dedicó en su libro 'Lucha Canaria: historia, mañas y vivencias' un episodio al bregador que fue su compañero en el club Vencedor y que conoció profundamente, calificándole como el Imprescindible. Rescatamos un extracto de lo expresado en aquella publicación de 2004:

"Recita Silvio Rodríguez unos versos de Bertolt Brecht, en una de sus canciones, la llamada 'Sueño con serpientes':

Hay hombres que luchan un día y son buenos.

Hay otros que luchan un año y son mejores.

Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos.

Pero hay los que luchan toda la vida y esos son los imprescindibles

Estas estrofas del cantante cubano, sin lugar a dudas mi cantante preferido, parece que fueron escritas para definir a personas como José Pulido Ascanio, Camurrita, el cual debe su nombre de guerra al mítico luchador tinerfeño, Francisco Marrero Gutiérrez Camurria (sin diminutivo), más conocido por el apodo que por su propio nombre, y que no le molestaba; al contrario: prefería su nombre de guerra. Luchador muy inteligente y de incalculable poder a pesar de su mediana estatura, nació en 1919 en Santa Cruz de Tenerife y falleció en 1983 a los 74 años. De madre conejera y padre tinerfeño, era considerado como uno de los luchadores más inteligentes que han existido y que le debe el apooyo a la tradición de un pariente lejano (...)

A José Pulido Ascanio, Camurrita (con diminutivo) lo bautizó así el desaparecido entrenador del Adargoma, Pepito González, por su singular luchar, casi siempre igual cogida de corva y cuando se enderezaba al contrario sacón de sobaco. Y si no caía por ahí, burra o pardelera. Después, al contrario si aguantaba, le hacía una lucha cualquiera, porque las dominada todas. Bautizado también Camurrita por las innumerables exhibiciones que hizo con el mítico luchador tinerfeño. Nació el 30 de enero de 1930 (...)

Empezó a practicar lucha canaria con 13 años, en el Parque Doramas (Cuartel de la Falange) con el Adargoma. Era cerca de la casa donde vivía, en una finda de la que su padre era mayordomo y la propiedad de Juan Suárez, padre de los también luchadores Lito y Manolín Suárez (...) Tras nueve temporadas en el Adargoma, por motivos laborales se fue al Rumbo de Guanarteme, posteriormente al Tazacorte de La Palma como entrenador y luchador, pues pusieron a su disposición y para su familia un chalet con finca incluida (...)

De vuelta en Gran Canaria fue luchador y entrenador del Vencedor, Adargoma y Tinamar, club donde se retiró como luchador activo a los 47 años. Continuó sólo como entrenador en el Doramas, Gran Canaria, Valle de San Roque, Guanarteme y Ramón Jiménez. Destacado sobre el Imprescindible Camurrita por la gran labor didáctica que siempre tuvo para enseñar nuestra lucha canaria a cientos de niños. Muchos han sido los que han estado bajo su magisterio (...)