Publicidad
Publicidad

Fallece Camurrita, leyenda de la lucha canaria

"Todo el mundo le tiró pero él tiró a todo el mundo a pesar de que pesaba 73 kilos y medía 1,70" recuerda el periodista José Rivero Gómez

  • NOTICIAS
  • 17/12/2012 - 17:08

M.B.

La lucha de Gran Canaria llora la desaparición este lunes de José Pulido Ascanio 'Camurrita', que fallecía en la capital grancanaria a los 82 años de edad. Se marcha una de las leyendas del vernáculo deporte y del Club de Luchas Adargoma. "Camurrita lo fue todo en la lucha; un gran bregador, un mandador excelente y un maestro", recuerda José Rivero Gómez, veterano periodista especializado en lucha canaria y también de por vida vinculado al club del Paseo de San José. "Sus grandes conocimientos luchísticos llevaron al Cabildo a poner en sus manos la Escuela Insular, que quedó vinculada al club de sus orígenes". A Camurrita se le recordará siempre rodeado por un enjambre de niños con ropa de brega, tanto en el terrero descubierto del López Socas como en el de La Presa.

La figura de Camurrita como luchador la ensalza Rivero de la siguiente manera: "Pesaba apenas 73 kilos y medía 1.70 de estatura. Iba a por todas en cada una de sus actuaciones en el terrero. Manejaba todo tipo de luchas y de él se podrá decir que todo el mundo le tiró, pero también él derribó a todo el mundo. Camurrita era capaz de utilizar tres maniobras en treinta segundos, una seguida de otra, para lograr su objetivo de ganar la agarrada. Fueron memorables muchas de sus confrontaciones de la época, llenaba los terreros".

Rivero recuerda que "en el Adargoma -club al que perteneció durante nueve temporadas- coincidió con Manolín Suárez, Abel Cárdenes Pollo de Vegueta, Florencio Méndez Pollo de la Plaza o Cándido Matoso Pollo de Doramas; luego en el Rumbo lo hizo con Cubanito, Borito o Salvador Díaz Pollo de Anzo, también estuvo en el Vencedor", que fueron clubes grancanarios donde alcanzó realce local. "Era de Fincas Unidas y su mentor fue Juanito Mujica, quien le enseñó el arte de la lucha canaria. El apodo de Camurrita lo adquirió en los terreros porque en Gran Canaria se le consideraba al nivel del célebre Francisco Marrero Camurria, de Tenerife. Aquí se convirtió cariñosamente en Camurrita". También defendió en La Palma el escudo del Tazacorte. Acabó su ciclo como luchador a los 47 años de edads, defendiendo al Tinamar. Dirigió distintos clubes de Gran Canaria como mandador más tarde.

"A LA GENTE LE GUSTABA ANTES MÁS LA LUCHA QUE EL FÚTBOL"

Amante del fútbol y de la Unión Deportiva Las Palmas, Camurrita acudía cada fin de semana al Estadio de Gran Canaria. "Fue el mejor luchador que jamás he visto", confesaba Camurrita sobre Camurria a Laagarrada.com en reciente entrevista. "Hicimos una gran amistad después de unas agarradas que echamos en Tenerife". Camurrita confesó que "antes a la gente le gustaba más la lucha que el fútbol. Yo me inicié siendo niño, pero no me dejaban al principio. Me entrenaba en el terrero con la ropa de brega que otros cuatro ya habían utilizado. Estaba llena de enfermedades, sudada; se la quitaban y quedaba de pie. Pero era el tiempo que me tocó vivir".

"Si quieren levantar este deporte, los luchadores tienen que salir a luchar. Porque no hay deporte que tenga más mañas. Pero no sirve especular", mencionaba al analizar los valores del espectáculo en los terreros. "En mi época no había luchadores de 140 kilos como ahora; todos salían a luchar, a por todas".

Remorara algunas de sus andanzas deportivas: "Luché en el Bernabéu, ante Franco. Fue una exhibición en el Estadio", recordaba tras señalar que llevó la lucha canaria fuera de las fronteras del Archipiélago. "A Vigo, al Aaiún, a León, ... "

Antonio de Armas, historiador del club amarillo y consejero de la entidad, valora sus "grandes cualidades deportivas y humanas. Camurrita era una gran figura, humilde, un hombre del pueblo. Le echaremos en falta".

Sus restos mortales son velados desde este lunes en el Tanatorio de San Miguel (sala 108).