Publicidad

Ernesto García: ayer azulgrana, hoy amarillo

El entrenador de porteros de los filiales de la UD Las Palmas vivió in situ como jugador el cambio de ciclo de la cadena azulgrana desde la llegada de Cruyff

  • PROTAGONISTAS
  • 26/09/2012 - 12:57

Manuel Borrego

En la estructura de la UD Las Palmas hay un miembro con raíces azulgrana: Ernesto García Ruiz (Barcelona, 18 de julio de 1973), componente durante cuatro temporadas del conjunto filial del FC Barcelona. Es ahora el responsable de la formación de porteros de toda la cadena filial, integrante activo y voz autorizada para analizar la filosofía de club de ambas entidades porque su llegada a la Masía coincidió con el cambio de filosofía implantado con el advenimiento de Johan Cruyff como primer entrenador.

"Llegué en el momento de un cambio que aún pervive hoy, con las mejoras y relevos realizados posteriormente. Yo también era portero y en ese momento, por el estilo de juego que se requería, se produjo una transformación de nuestras funciones en el equipo, participando más en el juego con el pie, como uno más", recuerda Ernesto a TintaAmarilla.es. "Mi evolución deportiva en el Barça fue importante y el juego con el pie de los porteros era la base de los entrenamientos todos los días, desde el primer equipo hasta los alevines".

Ernesto dialoga con Alexander y Pablo Varela, porteros de Las Palmas Atlético (C. Torres)

Ahora que Las Palmas vuelve a cruzarse con el filial azulgrana, Ernesto valora que "el Barcelona mantiene intacto varios conceptos que han de tener presentes todos sus jugadores. Como son la mentalidad de trabajo desde la humildad, la disciplina y apostar con firmeza en su fútbol fase. Cruyff ya pensaba que el Barça tenía la obligación de fabricarse sus propios jugadores para las generaciones venideras, como ha venido ocurriendo. Algunas cosas sí han cambiado porque antes el Barcelona o el Real Madrid tenían en su cantera a lo mejor del país. Sin embargo, con el mundo de los representantes tan activo, ahora estos clubes desconocen las fronteras. Y ese parece ser el futuro de todos los demás equipos profesionales por los efectos que puedan dejar esta crisis".

"En los filiales del Barça el primer valor que promociona el club es creer en la filosofía de equipo"

"Considero que la manera de formar entre el Madrid y el Barça es diferente. Me gusta más el estilo azulgrana porque es más preciosista desde un punto de vista que prima la colectividad. No es individualista, porque el primer valor del club es creer en la filosofía de equipo", matiza. "Desde aquella época se definían los perfiles de cada uno de los integrantes de los conjuntos de la entidad. Había que buscar porteros que actuaran con decisión a ras de suelo, laterales rápidos que pudieran hacer la cobertura de los centrales, defensas centrales que pudieran salir jugando desde atrás o con acierto en pases largos y cortos, interiores que tuvieran capacidad de crear situaciones de superioridad por el centro, extremos que jugaran en el borde de la línea del campo, ... todo ha quedado bien definido desde el equipo de Primera hasta el último eslabón. Eso es complicado de desarrollar y es la base del éxito".

No tiene una opinión concreta sobre el rival al que se medirá el sábado a la UD Las Palmas porque "le hemos visto poco aún y se han producido cambios importantes en relación a la pasada temporada. Pero estará en la línea del equipo que comprobamos hace unos meses, donde realizó una buena temporada. Otro de los detalles que creo que se debe subrayar del trabajo en aquel club es que no tiene prisas en la obtención de los resultados porque la prioridad es formar, no ganar. Los resultados son importantes pero están en función del trabajo que se realice".

Por ello, también comprende la solidaridad interna preside el funcionamiento de los entrenadores: "los técnicos en la cadena del Barça no interpretan que los equipos son suyos, sino que ellos están en función de los objetivos del club. Da igual ser entrenador del segundo equipo que del juvenil. Los técnicos también están formados con la idea de que su función es fabricar jugadores, no obtener resultados".

"Si todo sigue igual, en año y medio los tres porteros de la UD serán de su cadena filial"

La labor de Ernesto García con los porteros grancanarios de la UD Las Palmas es incesante desde hace ocho temporadas. "He visto evolucionar el fútbol en Canarias, al menos en Tercera División con mucha intensidad. Cuando llegué por primera vez me impactó la calidad técnica de los jugadores isleños, no sólo del filial sino de los restantes equipos. Sin embargo, con el paso del tiempo esto ha cambiado, ahora se juega más con un estilo directo, con pelotazos y con mucha entrega física por parte de los futbolistas".

La parcela que Ernesto gobierna es una de las más deficitarias del fútbol canario a través de la historia, donde la estadística refleja una baja producción de porteros de efectivos que llegaron al primer equipo. "Queremos invertir esos porcentajes. No me gusta dar nombres, porque no es lo adecuado para estos casos de futbolistas en plena formación. Pero puedo decir que en estos momentos cinco o seis metas que están en una formación son muy interesantes. Si todo sigue en la misma línea, en año y medio Las Palmas podría disfrutar en su plantilla de sus tres porteros formados en sus equipos filiales".


Compañero de De La Peña, Rufete, Sergi, Roger, ...

Ernesto García Ruiz partió hacia la Ciudad Deportiva del Real Madrid antes de jugar en el FC Barcelona. Lo hizo en el juvenil C blanco, pero al regreso a la Ciudad Condal tras un año en los filiales madridistas ingresó en el FC Barcelona donde coincidió en la portería con Arnau y De la Fuente (hoy entrenador especialista del primer equipo). "Mora y Artola fueron los técnicos de portería en el Barca", recuerda, así como que fueron compañeros de club "De La Peña, Rufete, Sergi, Roger, Oscar, ... Se veía que la progresión del Barcelona tenía su salida en filiales".

Tras cuatro años en el filial, en 1994 actuó en Segunda B con el Sabadell y en 1997-98 fue tercer portero de la UD Las Palmas con Cicovic y Canales, además de otro arquero, Mariano García Remón, como entrenador. Pájara Playas, UD Lanzarote, Vecindario, Angostura (en los años consecutivos siguientes) y tres temporadas en el Villa de Santa Brígada precedieron su cambio de rol antes de iniciar la etapa como instructor.

  • Publicidad