Publicidad
Publicidad

Un ascenso convertido en castigo

Moisés Pérez, elevado a puntal C tras notable campaña en el Castro Morales, se queda sin equipo porque su nuevo rol condiciona la categoría de clubs que no quieren competir en la Primera B

  • NOTICIAS
  • 20/09/2012 - 15:55

Manuel Borrego

La historia tiene una síntesis: Moisés Pérez (destacado A en 2011-12) fue durante algunas fases de la pasada campaña el luchador de referencia del Castro Morales, luego de que se produjera la grave lesión del puntal A Cirio Santana y después de que el relevo, Romen Luis Catire IV, decepcionara en diversas actuaciones. En suma, Pérez respondió a las expectativas elevando su propio listón y firmando la que él mismo considera su mejor temporada personal. Todo ello le llevó a la propuesta de un cambio de rol deportivo durante el verano, pasando a incorporarse a la nómina de los puntales C regionales tras el visto bueno de la junta de evaluación.

Pero hay mecanismos en lucha canaria que responden de manera opuesta a sus propósitos. Porque el ascenso a esta nueva categoría es la razón de peso por la que Moisés está sin equipo a escasas semanas de empezar las competiciones oficiales. Su condición de puntal C elevaría, en Gran Canaria, la categoría de al menos once clubes (los de Tercera) que tendrían aún acceso a la posibilidad de ficharle y este hecho no se contempla por el momento en ninguno de estos destinos. "No he recibido oferta alguna durante el verano", nos dice resignado el bregador, que no pierde preparación y realiza entrenamientos en solitario, además sesiones con sus ex compañeros del Castro Morales. El propio conjunto teldense, atenazado por débitos del pasado ejercicio, saldrá a competir en el último escalafón insular y tampoco puede incorporarle.

Pérez Hernández (4 de enero de 1986, Los Caideros, La Milagrosa) tiene una pena interna que no deja de exhibir. Estaría dispuesto a acudir a la Federación para solicitar una recalificación, como hará el propio Jonay Alemán en el Maninidra (de puntal B a C). "Si fuese destacado A entiendo que no me faltarían equipos, no sólo en Gran Canaria sino en otras islas. Pero siendo puntal C mi presencia en cualquier conjunto condiciona el nivel del resto. Algo no está bien en esta historia", añade el luchador. "Pensé que cuando me ascendían premiaban mi campaña, pero se ha convertido en mi desgracia. Yo quiero a la lucha canaria, pero esto no lo comprendo".

TRES KILOS MENOS HABRÍAN EVITADO EL DICHOSO CAMBIO

En la categoría Primera B de Gran Canaria, que sería la salida natural de Moisés, compiten otros puntales de similares características como Carmelo Rodríguez del Toro (Agüimes), Agustín González (Gáldar), el mencionado Alemán (Manindra), Joan Lajo (Adargoma) o José Antonio Santana (Roque Nublo). "Todos los equipos están ya cubiertos. No estoy de acuerdo con esta nueva división, creo que se debió hacer una Segunda con puntal C como referencia, hecho que ya se ha realizado en otras temporadas. Y eso que yo mismo pude haber evitado mi nueva calificación". Porque recuerda Moisés que en la medición antropométrica que se le realizó para efectuar el ascenso a puntal pesó los 118 kilógramos "y si hubiese dado en la báscula 114 no habría consumado el dichoso ascenso. Tenía una gran ilusión en el verano cuando me propusieron porque algún día podría recordar que fui un puntal en mi deporte; pero si lo llego a saber ...".

De igual forma se fija en que "Agustín Mayor, por ejemplo, estuvo notable el pasado año derribando a más gente que yo, anotando muchos puntos de superior categoría. Pero no ascendió y se ha salvado de este problema. Agustín González, el que era del Maninidra, también. Si ahora mismo me hacen las pruebas no daría las medidas y peso necesarias porque no estoy en esas condiciones. Espero que alguien me eche una mano porque no creo que esto que me ocurre sea justo".

No desistirá Moisés para encontrar "un hueco la próxima temporada, porque creo que me lo he merecido. Ahora mismo me siento mal, pues me gusta mi deporte y echo de menos los terreros. Es verdad que el Castro Morales no estuvo bien como equipo pero en mi caso recibí la felicitación de mis compañeros y directiva. Tuvimos noches muy buenas, como aquella en que hice siete puntos y estuve cerca de tirar al Trota, en la final del Torneo de La Caja. Yo soy un luchador de gasoil que mejoro cuantas más veces salgo al terrero. De momento no sé qué voy a hacer pero ahora mismo no veo salida".

Moisés confiesa que le da vueltas a su cabeza cuando va a correr en solitario para no perder la forma. "Esto no tiene lógica. Soy un deportista que no falta a los entrenamientos, me considero un hombre serio y comprometido con los clubes. He hecho las cosas bien, como esperaban. Y, sin embargo, estoy sin equipo y sin haber manejado ofrecimientos. ¡Que alguien me explique en qué me equivoqué!".

Santa Rita (hasta juvenil), Castillo del Romeral, Los Guanches, Vecinos Unidos y Castro Morales han sido sus clubes. Aún tiene interrogantes sobre su próximo destino. "Sé que hay muchos luchadores destacados que están esperando un nuevo club en estos momentos. La crisis está afectando a nuestro deporte. Hay que amoldarse a ella y poner soluciones para que nadie salga perjudicado", concluye.