Publicidad

Manu, el tercer Valerón

"La gente dice que me parezco físicamente a mi tío Miguel Ángel y deportivamente a Juan Carlos; yo sólo quiero disfrutar con el fútbol" señala la nueva joya de Arguineguín

  • PROTAGONISTAS
  • 07/12/2011 - 19:35

Fue Santi Calvo, avispado donde los hubiera, el que hace apenas mes y medio se percató de que había alguien diferente en el encuentro del equipo filial C de la UD Las Palmas y el Abrisajac de Arguineguín. Esa forma de tocar el balón, la manera de correr, el regate, el toque suave, ... todo le era familiar. Preguntó por el futbolista del equipo rival y encajaron todas las piezas: el sobrino de los hermanos Valerón, Manu (Arguineguín, 30 de septiembre de 1992), estaba de regreso tras su breve paso por el equipo juvenil del Deportivo de La Coruña. Una semana después, Manu Valerón estaba realizando la prueba en el Estadio de Gran Canaria y apenas hace siete días debutaba con el conjunto amarillo de Segunda Regional. "Es que hasta los profesionales de nuestro equipo tienen problemas para quitarle el balón. Es un futbolista al que debemos pulir todavía, pero tiene un futuro bonito por delante" añade Calvo. "A mí me toca el honor de decir que jugué con sus tíos Miguel Ángel y Juan Carlos y dirigí a su primo Claudio en el Huracán. Ahora, él".

El responsable del departamento de captación, Tonono Rodríguez, se frota también las manos. Gestionó en plena travesía de la temporada la incorporación del futbolista al que gentilmente liberó el club de origen, una entidad creada por Miguel Ángel Valerón y un grupo de amigos sureños. Aún está por terminar de ubicar a Manu porque su primer destino es el equipo de Tercera División, aunque antes tiene que producirse un desplazamiento de licencias y él progresar en algunos aspectos técnicos, tácticos y físicos. "Peso 66 kilos", nos dice el joven futbolista que ya se entrena a las órdenes de Víctor Afonso en el segundo conjunto de la entidad amarilla.

Manu Valerón Ravelo es hijo del segundo de los hermanos de la familia, Manolo. Físicamente tiene un aire a Miguel Ángel, futbolísticamente a Juan Carlos. "Me lo dice mucha gente. Yo no imito, hago las cosas como me salen. Siempre he jugado así al fútbol, quiero seguir disfrutando con este deporte". Tuvo la oportunidad de jugar con Miguel Ángel en el Abrisajac pero "no le vi como futbolista en la Unión Deportiva Las Palmas. Sólo tengo referencias suyas a través de los vídeos que he presenciado", añade. Incluso ya ha observado la jugada en la que Ferrer lesiona a su tío, aciago día de la semifinal de Copa del Rey frente al FC Barcelona. A Juan Carlos le sigue más cerca, fue quien tuteló su etapa coruñesa. "Jugaba en el juvenil la pasada temporada. Pero el club tenía al Fabril en Tercera y querían potenciarlo pensando como objetivo el ascenso. Me descartaron. Sin embargo, no me afecta", dice, "son cosas del fútbol".

Pero ahora cambia hacia el color amarillo, el de los inicios de sus célebres 'Valerones' de la familia. Todavía no se ha identificado de pleno con el nuevo escudo pero todo andará. Lo que no deja Manu es su Arguineguín del alma. La UD Las Palmas le ha propuesto cambiar su residencia a la capital, a compartir un espacio en la Casa Amarilla, pero Manu prefiere venir a la capital todos los días desde el Sur de Gran Canaria. "Como en Arguineguín no puedo estar mejor en ninguna otra parte, con la familia. Soy del denominado poblado C.E.S.A. y allí me encuentro muy a gusto". Porque admite ser hombre de playa y amante del plácido ambiente marinero de su pueblo natal. "Vengo todos los días con mi compañero Cristian Jiménez, que es del Pajar. Las distancias hoy son más cortas".

Lo suyo es el fútbol. Sonriente, capta el balón y lo maneja con descaro. No puede evitar las miradas de sus compañeros y de los entrenadores, que tratan de desnudar todas sus cualidades técnicas. "No sé si es genético", sonríe. En la Unión Deportiva están muy satisfechos con esta incorporación, la de un nuevo diamante en bruto que pasa por las manos de los técnicos artesanos. La primera conquista ya la ha logrado: sólo con verle trotar en el campo ha logrado despertar comentarios: Es Juan Carlos, centímetro arriba o centímetro abajo. "El primer día con nosotros ha sido un espectáculo", indica Santi Calvo. Un buen comienzo.

Manuel Borrego

Santi Calvo dialoga con los jugadores del filial C de la UD Las Palmas. Valerón escucha a su espalda (BP)

  • Publicidad