Publicidad

Opinión

  • Enjuiciar públicamente lo que ha hecho Vitolo es un ejercicio de funambulista: En cualquier momento pueden caer al vacío los argumentos que le atacan y los que le defienden. El fútbol es caprichoso y dependerá del color del éxito para sacar pecho con nuevos penalties así o avergonzarse de ellos. No ha cambiado nada desde el sábado y el futuro se encargará de desdecir todas las teorías que se puedan verter sobre el tema.

    Lo que ha hecho Vitolo, recreándose en una caída falsa para adoptar posición de ventaja en la batalla, en realidad es lo que le han enseñado, lo que ha percibido en su profesión como deportista de élite. Lo ha venido asimilando sin que se le corrigiera desde su instrucción e, incluso, se le habría premiado por ello. Ha visto probablemente hacerlo a sus ídolos, sacando provecho en algunos casos de situaciones similares. Lo ha hecho en el Sevilla como antes lo hizo en Las Palmas.

    Y cuando Vitolo o cualquier otro paisano sale a las calles de nuestra sociedad se percata de que existe gente que cruza los semáforos en rojo o toma atajos para adelantar a otros competidores de la fila. No es una cuestión absoluta de fútbol o de deporte; es un problema arraigado en el modo de vida.

    En esta ocasión no vamos a profundizar en esta herida. Tratamos de ponernos en la piel de todos: en la de Vitolo, en la de Pedro Bigas -nadie se ocupa de su desdicha personal-, en la de los aficionados enojados y en los alegres. Todas las palabras que hemos escuchado, salvo insultos, tienen sentido. Pero creemos que en todo este lío al también herido Vitolo le faltó algo para reforzar el amor al equipo de su tierra, porque estaba a tiempo: reconocer en público que el penalti no existió. De haberlo hecho, habría reforzado la teoría que expone la UD Las Palmas ante Competición para quitar la segunda tarjeta y evitar el daño a un compañero de profesión y también un tercer golpe al club de su corazón, que asume la derrota en el Pizjuán. El tiempo curará el resto.

OTRAS OPINIONES DE ESTE AUTOR

  • Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad
  • Publicidad