Publicidad

Jonay Díaz Romario

"Detrás de este ascenso hay un duro trabajo que no se ve"

"Marqué el gol que soñaba: en el equipo de mi barrio, del club que salí para ir a Las Palmas, y lo marqué delante de mi familia, amigos y vecinos"

  • NOTICIAS
  • 30/04/2018 - 11:19
Romario, en el centro, celebra el ascenso de la UD Tamaraceite (C. Torres)

M.B.

Hubo lágrimas el pasado viernes en el Estadio Juan Guedes. La UD Tamaraceite lograba la victoria ante el RC Victoria que cerraba los cálculos del ascenso a la Tercera División, categoría que despidió hace 34 años. El histórico equipo renace y en él, muchos protagonistas que mostraron sus emociones.

A Jonay Díaz (Las Palmas de Gran Canaria, 11 de junio de 1988) no se le olvidará ese día. Fue el capitán del equipo y tuvo el honor, además, de marcar el gol que ponía por delante a la UD Tamaraceite en un partido tan señalado.

"Fue una noche muy emocionante para mí. Porque es el equipo de mi vida, de mi barrio, el club donde me formé hasta cadetes antes de pasar a la UD Las Palmas. Ese ascenso lo tiene todo", confiesa a los lectores de Tinta Amarilla. "Estaban en las gradas mi familia, mis amigos y vecinos. Y, además, tuvimos que remontar el partido para poder cerrar el ascenso. Fue un sueño hecho realidad. Lo disfruté mucho, en especial con Dani Tejera y Joel Pérez que también salieron del mismo lugar".

Romario, como se le conoce futbolísticamente, ha tenido que dar un rodeo muy grande en su trayectoria deportiva para que el fútbol le devolviera una alegría así. Debutó en 2006 con la UD Las Palmas y de su fútbol delicado se puede hablar en no pocos rincones de nuestro Archipiélago. Con el renacimiento de la UD Tamaraceite, de la mano de Héctor Ramírez, ha encontrado una nueva motivación personal para seguir en la brecha.

"De ese gol puedo decir que es uno de los más importantes de mi vida deportiva. Significaba mucho para mí y también para el equipo", admite. El tanto nace de un excelente centro de David Figueroa, el remate de cabeza previo de Samuel Casais, que golpea en el larguero, y el finiquito del propio Romario lanzándose en plancha.

 

"Por fin lográbamos el objetivo, que se nos escapó una semana antes ante el Doramas", recuerda. "Ha sido un año complicado, hemos tenido que trabajar mucho para coger la primera plaza de la Preferente. Soy de los que piensan que esta categoría ha sido muy competida todo el año, con muchos equipos capaces de quitar puntos. Ha tenido un nivel muy alto en general y nosotros no hemos podido dejar de pisar el acelerador".

Detrás del telón

"Porque detrás de este ascenso hay un duro trabajo que no se ve", subraya Jonay. "Somos amateurs pero nos hemos preparado como profesionales. También en el apartado físico, con una labor inmensa de nuestro preparador Fran Sánchez. Lo que la gente no sabe es que el equipo se ponía en marcha muchos sábados a las ocho de la mañana para mantener el nivel físico al máximo".

Esa exigencia está unida a lo técnico. "Tenemos muchas virtudes como equipo", añade. "Con Chus Trujillo se ha insistido en la presión tras pérdida. Porque el equipo defiende desde el primero al último, está siempre organizado y bien colocado en el campo. No voy a descubrir también la calidad de muchos de nuestros jugadores, que han puesto al servicio del grupo".

En ese terreno, un jugador con magia como Romario se unió a otro como David González. "Es un lujo tenerle. David ha sido fundamental. No por su lucimiento, sino porque hace fácil el trabajo de todos los demás. Y cuando estamos en apuros, él coge el balón y nos da un respiro al resto. Se ha sabido adaptar a la mentalidad del equipo y por eso recibe nuestra admiración en todos los aspectos del juego".

El capitán de la UD Tamaraceite se adhiere a los que piensan que lo principal ya está también para la Tercera División. "Eso es indudable. Aún es pronto para hablar de ello, pero lo principal ya lo tiene: el equipo. Saldremos pensando en la permanencia y ya iremos viendo si somos capaces de estar por la parte de arriba. Espero que sí".