Publicidad
Publicidad
  • Publicidad

Largar el rizo: la memoria de la vela latina

  • VELA
  • 12/08/2017 - 16:25

El Encuentro de Vela Latina 2017 (Gran Canaria-Lanzarote) arrancó en la mañana de este sábado en el Muelle Deportivo con la exhibición de una maniobra tradicional que los botes usaron hasta hace unos años y que ya solo conocen los deportistas más veteranos.

La maniobra histórica "largar el rizo" sirvió para adaptar el tamaño de la vela a la intensidad del viento durante la competición, algo que fue imprescindible cuando los boteros solo podían intuir el tiempo que encontrarían en los distintos puntos del recorrido.

"Es una maniobra bonita que hace marineros", ha señalado el patrón del Santa Catalina, Luis Martínez, encargado de dirigir la exhibición al frente de una tripulación de la que han formado parte algunos históricos de este deporte.

La vela y la palanca crecen o se recortan gracias a elementos como el "toco" (que alarga la palanca) o los embergues (cabos para recoger la vela), y en función de las necesidades de la navegación de acuerdo con una ceremonia meticulosa que empieza en tierra y que en el mar exige entrenamiento y destreza.

El rizo permite ganar 35 centímetros de vela para supuestos de poco viento, o recortarlos cuando sopla fuerte, como suele ocurrir en el túnel de La Laja.

La generalización de la información meteorológica, que permite a los patrones del siglo XXI decidir en tierra qué vela (grande, mediana o pequeña) aparejar, condenó al olvido la maniobra de largar el rizo.

En la exhibición han participado, entre otros: Manuel Santana Vizcaino ( Manolín el del Catalina, con 40 años en la vela latina y 62 de edad), Sebastián Hernández Ceballos (Chanin, de 65 años, en la vela latina desde 1968) y Santiago Ferrera Zamora (Chachá, más de 40 años como botero), quienes en su momento utilizaron de forma habitual velas rizadas.

Galería de fotos