Publicidad
Publicidad

A por la segunda victoria a domicilio ante un Ahtletic que pelea por Europa

  • ARCHIVO
  • 11/04/2017 - 16:20

La UD Las Palmas afronta esta recta final de Liga con la salvación prácticamente en el bolsillo y se espera que la tranquilidad que esto produce sea un aditivo para tratar de luchar en Bilbao por la que sería su segunda victoria a domicilio de la temporada.

Los desplazamientos lejos de la isla han sido, sin duda, el gran lastre de esta campaña y la principal razón de que los canarios no estén luchando a estas alturas por un puesto que les diera opciones de jugar en Europa. No hay más que ver que el equipo amarillo, con 6 puntos, es el segundo peor del campeonato cuando se trata de sacar algo positivo lejos de su estadio. Solo el Granada (4 puntos) que se encuentra penúltimo de la tabla presenta unos números más negativos lejos de su afición.

Llama la atención que un equipo que durante gran parte del campeonato ha sido considerado una de las sensaciones de la Liga, tanto por el juego como por sus resultados, haya sido tan exiguo cuando no ha sentido el apoyo mayoritario de la grada. De aquí a final de temporada le quedan unos encuentros a domicilio donde poder arañar unos puntos y maquillar dichos números. Además de Bilbao, las otras tres salidas que le restan a la UD Las Palmas serán contra equipos de la zona baja de tabla (Leganés, Sporting y Deportivo de la Coruña) que posiblemente se estén jugando la permanencia en cada uno de esos encuentros, lo que será un hándicap añadido.

De cualquier modo, el equipo ha de demostrar que la tranquilidad de tener la permanencia virtualmente asegurada, le libera de esa presión y se puede volver a encontrar con su estilo de juego para poder seguir sumando. No hay que olvidar que de los tres encuentros que quedan en la isla, aún deben pasar por el estadio dos grandes como son Atlético de Madrid y Barcelona.

Por lo que se refiere al encuentro de San Mamés, la UD se presenta ante un Athetic de Bilbao, que aparece como claro favorito en las apuestas de BetStars, con la intención de romper los pronósticos y dar un giro a esa dinámica tan adversa que caracteriza a sus partidos adelantados a los viernes y en los que solo ha logrado una victoria por tres derrotas y dos empates en casa. Otra nota negativa para los insulares será la baja por sanción de Boateng que cumple su segundo ciclo de tarjetas. El futbolista ghanés fue uno de los goleadores en el enfrentamiento de la primera vuelta entre ambos equipos en el que se impuso Las Palmas por 3-1.

Por su parte el Athletic se encuentra en un buen momento de juego, pero su derrota ante el Villarreal ha posibilitado que la Real Sociedad y el Eibar hayan puesto en serio peligro sus aspiraciones de estar la próxima campaña disputando de nuevo la Europa League, algo que no le deja margen para muchos tropiezos. Eso sí, los números están de su parte cuando juega en un estadio que este año ha convertido en una fortaleza. Junto con el FC Barcelona y Sevilla, es el segundo mejor equipo en casa de toda la Primera División, sumando 36 puntos de sus 16 encuentros en San Mamés. Tan solo el Real Madrid mejora estas cifras con sus 40 puntos cobrados en el Santiago Bernabéu.

Con todos estos aderezos, el encuentro del viernes en Bilbao se presenta como una atractiva cita para estas fiestas. Mientras que los vascos se juegan la vida en su lucha fratricida por alcanzar Europa, los canarios llegan con la tranquilidad que da su posición en la tabla y con la vista puesta en buena medida en la próxima campaña, o eso es lo que se desprende cuando se escucha al presidente Miguel Ángel Ramírez que ya tienen nuevo entrenador para el siguiente curso y a Quique Setién en rueda de prensa decir que tirará de jugadores del filial para estos partidos que restan para la conclusión de la Liga.

Aunque la permanencia aún no está asegurada matemáticamente, parece que la victoria ante el Betis ha servido de bálsamo y ha dejado atrás ese ambiente enrarecido que se vivía tras las derrotas ante Celta y Eibar.

  • Publicidad